Seguidores

martes, 26 de enero de 2010

Nuclearitis

La casta política española tiene una seria de complejos que son conocidos. Si bien la derecha o presunta derecha que representa Mariano casi está dispuesta a pedir perdón por pensar como lo hace, la izquierda está más que orgullosa con toda esa mierda que sale de sus grandes cabecitas.

Un tema recurrente de unos y otros para mostrar sus fobias es el asunto nuclear. Con la crisis varios países han apostado por la energía más rentable mientras nosotros cerramos plantas y seguimos comprándoselo a Francia. Ahora, con el asunto del cementerio nuclear vuelven los viejos miedos y tonterías. Estamos en pleno siglo XXI, ¿qué hay que temer? ¿Acaso no hay garantías de seguridad? ¿Acaso España y su seguridad nuclear es Chernobil? ¿No hay más posibilidades de morir en un accidente de tráfico a que haya una tragedia nuclear y sin embargo la gente coge el coche tan alegre y tan feliz porque es una herramienta para su vida cotidiana? Pues si queremos luz y más barata que la que se deriva de la brillante apuesta ecologeta zapateril, hay que tener centrales nucleares y todo lo que derive de ello, residuos incluidos.

Pero no señores. Aquí que una serie de gente haya salido elegida entre sus paisanos y que decidan que lo mejor para su pueblo es que haya un cementerio nuclear con los pingües beneficios económicos en estos tiempos difíciles que corren, no significa nada para estos ilustres bastardos y demás chusmilla que campan por sus respetos a un lado y a otro del arco parlamentario. Hoy el PP se declara a favor de la energía nuclear y mañana Mari Cospe se pone chula con el alcalde de Yebra y Arenas le trata de parar los pies para que al siguiente Rajoy diga que no hay que mojarse. Menuda novedad: la inconcreción como forma de hacer política, llevando a cabo ese consejo de no acción y dejar que ZP caiga por su propio peso de incompetente sin considerar siquiera que sus votantes no tiene por qué compartir esa visión de pasotismo ante las majaderías que comete este aventajado de Chávez.

Como decía, miebntras el PP juega a su estilo, el PSOE saca a pasear esa progresil manera de ver el mundo en la que si fuera por ellos aún íbamos en taparrabos, pero con los antecedentes de los años 30 en los que se mataba y se enterraba a quienes no comulgaban con sus ideas. Ya saben, la política de librarse de todos aquellos que se interpongan a la revolución socialista que con tanto ardor proclamaban allá en los años de la segunda república.

Otro que no se salva de la quema es CiU, otro bienpensante que considera que posicionarse a favor de lo nuclear es poco populista en lugar de pensar en lo mejor para el país, para España por supuesto. Bueno, quizás por eso mismo se niegan.

Luego tenemos otro tema muy a considerar. Si Mariano dijo en su día que lo del cambio climático era dudoso, hoy bien que está a favor de toda esa corriente que hace mucho más que prestar atención a todas esas soplapolleces que lanzan unos ecologistas radicales sin más respaldo científico que su propia ocurrencia al soltar paparruchas sobre el apocalipsis y en poner el cazo de las subvenciones mundiales al más puro estilo del cine español o de la familia Chaves.

El caso, volviendo al PP, es que esta Mari Cospe cada vez que habla dan ganas de decirla que cuente hasta tres y no confirme eso de mejor callar y parecer tonto que abrir la boca y confirmarlo.

2 comentarios:

Madrileño85 dijo...

¿Se imaginan ustedes los mismos debates que en Francia sobre la identidad nacional o sobre prohibir el velo en lugares públicos?

¿A que con esta gentuza gobernando y en la oposición no podrá darse jamás?

Marcos Castilla dijo...

Le pido a Rajoy un poco más de contundecia, y a la sra Cospedal que deje en paz al alcade de Yebra.
Aunque berengenal está en casa de ZP, Montilla se opone y fue quien lo aprobó siendo ministro, y Barreda ve perdido el gobieno de Castilla La Mancha.

Saludos desde La Rioja, te agrego a mi blog: losobarenes.blogspot.com