Seguidores

martes, 9 de septiembre de 2008

Hipocresía

Ayer lunes, Carlos Herrera hacía una entrevista al ministro de Interior, Rubalcaba. Llegado el momento, pregunta algo así:

Carlos Herrera: El ministro Bernat Soria ha dicho "Tu cuerpo es tuyo" por aquello del suicidio (eutanasia), ¿significa eso que un ciudadano puede decidir no ponerse el cinturón en el coche?

Respuesta: No, si no se pone el cinturón, será multado. "Yo recomiendo a todos los españoles que se pongan el cinturón de seguridad, que nos va a ir mejor... ¿Que mi cuerpo es mío?. Nadie con sentido común negará que el cuerpo de cada uno es suyo. Ahora, a partir de ahí, puede hacer con él casi todo, pero hay cosas que no, por ejemplo embestir con su cuerpo a otro no lo puede hacer".

Y con su cuerpo, ¿una mujer puede embestir la vida de su hijo?
¿Y un médico o cualquier persona puede embestir a un enfermo porque considera que ya no es útil o sencillamente no quiere que sufra? ¿Por su propia iniciativa?

Qué país éste que prohibe y multa no ponerse el cinturón de seguridad, cuando no se hace daño a nadie sino que lo único que te puede pasar es salir despedido del coche, pero permitirá la eutanasia y mayor libertad para que las mujeres puedan abortar porque sí, con la justificación de "Tu cuerpo es tuyo". Se olvidan que, en el caso del aborto, hay otra vida sobre la que la mujer no puede decidir, al menos salvo casos excepcionales como peligro REAL para la vida de la madre y violación.

Y luego Herodes-ZP llama hipócritas a los demás. Dedícate a tomar medidas que puedan relanzar la economía o prepararla para el futuro (como bajarle los impuestos a las empresas, abaratar el despido para que el mercado laboral sea más dinámico y menos rígido, apretarse el cinturón que el déficit se está disparando, recuperar algunas competencias del estado que nunca debieron pasar a las CCAA como la educación, imponer la constitución en relación al derecho a utilizar con normalidad el español porque impedirlo afecta tanto a ciudadanos como a empresas, etc), que medio millón de parados nuevos, unido a los dos millones que ya había antes, tienen la preocupación de cómo van a ganarse la vida y no están pensando en abortar, matar a un familiar que esté enfermo o que el estado sea laico.

Zapatero a tus zapatos: a gobernar y a mentir menos. Creo que era el economista Mankiw, aunque también lo dice mucha gente, el que decía algo así como: el verdadero motor de una economía son las empresas. El papel del Estado debe ser proporcionarle gasolina. Pues venga.

P.D Lo dicho anteriormente no justificaría lo que va a hacer EEUU con las gigantes hipotecarias, Fannie y Freddie, claro.

6 comentarios:

Miguel A. dijo...

Esa es la palabra que define por excelencia a todos los políticos de España.

JOSÉ dijo...

Estamos de acuerdo que ZP hace estas historias (aborto y eutanasia) para tirar la piedra a un arbusto y que la gente desvíe la mirada hacia el ruido que ha provocado la piedra.
Pero, por otra parte, ¿Qué hay de malo en la eutanasia?. ¿Qué hay de malo en que a una persona, para que no padezca un sufrimiento atroz los últimos momentos de vida, se le adelante su muerte con el consentimiento de los familiares y del enfermo?

Por otro lado, en el caso del aborto. Creo que hay que ser consecuentes con la idea de libertad del partido popular y apoyar el tema del aborto. Lo que hace es dar a la mujer derechos tan básicos como la libertad sexual y reproductiva. Siempre que haya limitaciones como no abortar después de tres meses de gestación, para impedir las atrocidades que se cometieron en las clínicas privadas.

Un cordial saludo

Hispanicus dijo...

Has estado sembrado con este comentario, muy bueno, me ha gustado por que es ingenioso y dejas patente de una forma inteligente que el socialismo es pura estupidez y contradicción en muchos casos.

Esto no sería tan malo si no fuera por que provoca muertes, en los bebes, en los invalidos, etc

Enhorabuena, me ha gustado mucho.

Javi dijo...

Siento verguenza ajena de este "presidente" es cancer para España.

Joven Madrileño dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios

José:

Simplemente no sería capaz de dar un sí a que a un familiar se le suministre una sustancia que acelere su muerte. Habría que pedir que se sigan desarrollando los cuidados paliativos. A los médicos se les enseña a salvar vidas y a hacer más llevaderas las enfermedades, no a acelerar la muerte.

Otra cosa distinta es que, cuando ya no hay solución y la muerte es inminente y la vida de esa persona depende de unas máquinas que alargan artificialmente su vida, se decida desconectar y que la naturaleza haga llegar el momento. Pero en ese caso no hay nada que se introduzca en el organismo que sea culpable de la muerte.

Saludos.

JOSÉ dijo...

Joven Madrileño,

claro, en el caso de la eutanasia me refiero a que la persona tenga una enfermedad terminal que produzca unas dolencias insufribles para el paciente, e incluso, para sus propios familiares. Creo que la eutanasia en este caso es meramente un acto humanitario.

Un saludo