Seguidores

miércoles, 11 de febrero de 2009

Garzonitis crónica

Foto El Mundo


Hace unos días, el ilustre y siempre televisivo juez don Baltasar Garzón, alías Garzonito, metió mano (porque otra cosa el buen juez no hace) y trincó a unos 30 empresarios relacionados con el PP por casos de corrupción, presuntamente por supuesto. Entre ellos, estaban relacionados un par de cargos del partido. Cuando me enteré, decidí no escribir nada, sino esperar. ¿Por qué?

Como quiera que el juez estrella estaba detrás de todo esto, uno no puede por menos que taparse las narices, pues es muy probable que la mierda nos llegue hasta las rodillas. Y no porque, efectivamente, sea verdad todo lo que se dice, todo lo contrario. Nos llega siempre la mierda pero la vertida contra los supuestos culpables, víctimas del juez. Terroristas que tras espectaculares operaciones quedan todos en libertad, o se le ocurre casos como el del Lino, donde al final no había nada de nada. Como hubiese dicho Rajoy, pero en vulgaris, la mierda estaba echada ya y ese tipo de inmundicia no se quita tan fácilmente.

Esta vez el juez, cual Rottweiler hambriento o simplemente rabioso, salta sobre una serie de personas, empresarios y algunos pocos políticos, haciendo presa. No seré yo el que le acuse de prevaricación, pero es que el tito Garzón ya se la ha pegado otras veces tras operaciones policiales más cinematográficas que correctas. Y... en época de elecciones.

Ya en su día, le escuché decir tras su vuelta por el mundo para hacer no se qué, que la justicia no podía hacer oídos sordos ni taparse los ojos ante una negociación (o claudicación) con ETA, que había que adaptarse a la realidad. Pues bien, esta vez no hay negociación, pero este Garzón se ha reunido este fin de semana con el ministro Bermejo "pa cazar" (pero la pregunta no es qué, sino a quién), inmejorable compañía para un juez de su status. Ignoro lo que se dijeron pues no estaba allí para verlo, ni ganas. Pero es que veo la foto que abre este artículo y me acuerdo de la reprimenda de la jovencísima vicepresi a la presidenta del Constitucional (María Emilia Casas).

Dios los cría y ellos se juntan. Al fin y al cabo ya lo dijo Guerra: Montesquieu ha muerto. A fe que sí. Esperemos que Bermejo y Garzón no se hayan cagado en su tumba.

2 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Garzón ejerce su papel de subalterno como nadie:suena la corneta, y allí está él,capote y sumario en mano, para echar una mano a Zapatero y al Gobierno.
Lo mismo te destripa zanjas y fosas de la Guerra Civil que decide investigar si el Caudillo está muerto o de vacaciones en Punta Cana, que detiene a todo individuo con pinta de ser de Génova 13.
Es un chico para todo, un "multiusos" disponible cuando no está dando conferencias a 500.000 euros de ala, mientras narcos turcos salen por la puerta por que a la superestrella de la Audiencia se le han olvidado los plazos.
Si la ecuación le añadimos a Bermejo,individuo sectario donde los haya,pues tenemos el cóctel perfecto.
O Rajoy se pone las pilas,aparca la cara de lelo y las guerras internas y se pone al tajo, o cualquier dia de estos se ve en la cola del paro o de tertuliano en la SER con los amigos de Gallardón.

Miguel A. dijo...

Es la separación de poderes de España. ¿A qué mola? Viva la democracia popular!!!